¿Por qué un crucero?

¿Por qué un crucero?

Los cruceros resultan la opción ideal para aquellos que lo quieren todo. Un crucero tiene todas las comodidades de un hotel de cinco estrellas en combinación con diferentes opciones gastronómicas (desde hamburguesas, perros calientes y papas a la francesa hasta la más exquisita comida asiática y la más refinada cocina internacional). Además, cuentan con una gran variedad de shows a los que puedes asistir y disfrutar mientras estás a bordo, espectáculos sobre hielo, teatro acuático, club de comediantes, musicales y todo lo que te puedas imaginar.

Otra gran ventaja (y probablemente el mejor punto a su favor) es que los cruceros han encontrado el punto exacto entre un paraíso para los niños y uno para los papás: un paraíso para todos.
Existen actividades para los niños de entre uno y 17 años de edad.

-Niños de 0-5 años: Guardería y estimulación temprana para los infantes. El personal encargado de los pequeños está entrenado por lo que resulta altamente calificado para que los padres no se preocupen por nada a la hora de dejar a sus pequeños en otras manos.

-Niños 6-12 años: Cuentan con un club de juegos lleno de actividades divertidas y originales que incluyen desde manualidades y juegos temáticos (como la búsqueda del tesoro) hasta deportes extremos.

-Adolescentes: Para los jóvenes de entre 13-17 años, hay todo un programa especialmente diseñado para superar sus expectativas. Dentro de las actividades de este programa, destacan los concursos de pin pon, surf, karaoke, golfito y basketball, discoteca especial para ellos y fiestas temáticas privadas.

Ahora bien, una vez que los niños y adolescentes se encuentren disfrutando de sus vacaciones, ¿qué hay para los papás?, la respuesta es simple: lo que quieran. El lujo de las galerías de arte y tiendas abordo, te harán olvidar que estás dentro de un barco pero los jacuzzis colgantes con vista al mar, la alberca para adultos y los increíbles atardeceres que podrás apreciar desde la cubierta se encargarán de recordártelo.

Estando a bordo, papá podrá disfrutar de una cata de vinos o de puros, un partido de pin pon, un torneo de póquer etc., mientras mamá se relaja con un facial o un masaje tailandés en el spa, acude a una clase de baile o de scrapbook, asiste a las subastas de arte o cuida su figura pidiendo el consejo a alguno de los nutriólogos expertos que se encuentran a bordo.

Por todo esto y más, un crucero resulta una experiencia inolvidable que sin duda toda tu familia disfrutará al máximo. No lo pienses más y embárcate en esta aventura.

Sin Comentarios

Deja tu comentario