El barco del amor

El barco del amor

Todos aquellos que actualmente contamos con al menos treinta años de edad. Seguro que recordamos las aventuras del capitán Stubing a los mandos del buque de recreo “Princesa del Pacífico”, un crucero que se dedicaba a navegar por el Caribe y en el cual sus pasajeros vivían todo tipo de aventuras, acabando siempre encantados con la experiencia y agradeciendo a la tripulación los servicios prestados. Seguro que cuando vemos en alguna revista cruceros por el Mediterráneo, Caribe o algunas otras rutas, nos viene a la mente alguna de las escenas de las aventuras del afamado capitán y sus compañeros.

Una de las ventajas que se han podido conseguir durante los años en los que la economía era más próspera antes de que comenzara la crisis económica es el bajo precio con el que se podían hacer este tipo de viajes, razón por la cual los cruceros se convirtieron en uno de los paquetes turísticos más vendidos, sin importar el lugar por el que viajaría el barco en cuestión.

Ahora que la economía no es tan boyante y que todo el mundo cuenta el dinero, los cruceros se han reconvertido ajustando precios para conseguir captar el mayor número de viajeros, seguros de que un barco lleno en realidad es más económico y se puede mantener en mejores condiciones que si se tienen en dique seco sin poder salir. Por eso aún hoy nos encontramos en algún periódico o revista cruceros por precios muy asequibles y con ofertas de lo más atrayente.

Sin Comentarios

Deja tu comentario